Cada marca es diferente y la relación con los clientes es distinta. Por eso, antes de proponerte nada, nos gusta ver cómo sois y lo que hacéis. Cada paso que daremos a partir de aquí viene condicionado por lo que sois y a dónde queréis llegar. Es la parte más importante, porque si sabemos lo que somos, sabremos mucho mejor a dónde vamos y cómo queremos llegar.

Además analizamos la relación de tu empresa con el medio ambiente, para que el mensaje que transmitimos sea coherente y así evitar contradicciones o green washing.