Ecosia representa perfectamente el perfil de empresas que más nos gustan. No buscan tan solo el beneficio económico, sino que quieren cambiar las cosas y sobre todo, se lo ponen muy fácil a sus clientes y usuarios. Consiguen, casi de una forma mágica por su sencillez, que hagas una buena contribución al planeta tan solo haciendo una búsqueda en internet, algo que todos hacemos a diario.

El pasado 22 de enero consiguieron el hito de plantar 20 millones de árboles, desde su nacimiento en el año 2009, aunque sus ambiciosos propósitos llegan a la plantación de 1.000 millones de árboles para el 2020.

¿Cómo funciona?

El funcionamiento es muy sencillo para el usuario; tan solo tienes que utilizarlo como tu buscador de referencia y se utiliza exactamente igual que google. En la parte superior derecha hay un marcador que determina el número de búsquedas que has realizado con ellos; para plantar un árbol se necesitan unas 45 búsquedas.

¿Dónde plantan los árboles?

Ecosia no tiene proyectos propios, sino que financia aquellos, que después de análisis de las diferentes iniciativas que hay a lo largo del planeta. De momento se han centrado en el Global Forest Watchzonas en las que hay especies de plantas y árboles que no se encuentran en otras zonas y que están sufriendo gran deforestación. Además los proyectos en los que invierten deben tener un valor social, además del interés ecológico que puedan tener. Esto les ha llevado a participar en proyectos a lo largo del globo: Burkina Faso, Madagascar, Indonesia, Tanzania, Perú y Nicaragua.

Destinan el 80% de sus beneficios a la plantación de árboles, aunque lo restante no lo reparten entre los socios, sino que lo reservan para en un futuro realizar más inversiones en plantación de árboles. Todos los meses publican informes donde se detalla cómo distribuyen sus ingresos, de forma que los usuarios saben; y por supuesto y como cabría esperar, compensan cada trimestre su huella de carbono por su actividad.

¿Cómo surgió?

El alemán Christian Kroll estudió empresariales en Nürenberg y se llevó una gran decepción al comprobar que la mayoría de las empresas buscaban tan solo un beneficio económico como único objetivo. Él decidió explorar otras opciones, lo que le llevó a un viaje alrededor del mundo y llegó a la conclusión de que la reforestación era algo necesario y que además podría ayudar no solo al medio ambiente, sino también a las personas.

Desde StartUpGreen te animamos a utilizar este buscador como referencia. Funciona muy bien y sin darte cuente contribuyes a una mejora sustancial de nuestro planeta.

Deja un comentario