Nike es el claro ejemplo de empresa que cambiando sus políticas ha mejorado increíblemente su imagen (y su beneficio) y se ha convertido en un referente en moda y deporte sostenible, marcando el camino a seguir por el resto de compañías.

Durante finales de los 90 y la primera década del S.XXI Nike era una empresa «diabólica», que explotaba niños, contaminaba y parecía que solo le importaba el beneficio propio. A comienzos de esta década, comprendieron que su política debía cambiar, ya que la propia imagen de la empresa se encontraba en un momento muy delicado y que podrían utilizar el reto de mejorar en la sostenibilidad, no solo para mejorar la visión que el mundo tenía de ella, sino para incrementar sus beneficios personales. En el año 2008 comenzaron una transformación seria y hoy en día la marca recicla y reutiliza materiales sobrantes para reducir el impacto ambiental; se asocia con empresas para investigar e innovar en nuevos materiales que mejoren el rendimiento de sus productos y que a la vez tengan poca o ninguna incidencia en el medio ambiente. También cambió su relación con sus proveedores y relaciones laborales, implementando nuevos estándares que mejoraban sensiblemente las condiciones laborales de sus trabajadores.

Captura de pantalla 2017-09-27 a las 16.53.57

Comenzó con una línea de producto sostenible que ahora van a ir ampliando hasta llegar a toda su producción. Sus objetivos estratégicos son los siguientes:

MINIMIZAR LA HUELLA AMBIENTAL

Desde que se iniciaron las nuevas políticas de Nike en 2008, han conseguido reducir a la mitad el consumo de energía y emisiones en la fabricación. Su pretensión es que en el año 2025 el 100% de la energía consumida sea renovable; han establecido nuevos estándares en los productos químicos utilizados en la fabricación, consiguiendo que el 95% de las sustancias utilizadas hoy en día no sean nocivas; han reducido un 18% el consumo de agua en la fabricación de ropa y un 43% en calzado y han conseguido reducir un 92% los residuos a vertederos, reutilizando materiales y convirtiéndolos en materiales de alta calidad.

También han desarrollado materiales para no tener que utilizar pegamento en sus zapatillas y de esta manera poder recauchutar, personalizar y reciclar de manera más fácil y sostenible. El resto de marcas, como Adidas no se quedan atrás (próximamente hablaremos de lo que hacen en este sentido) y también están haciendo los deberes, viendo que el futuro de los beneficios serán verdes, o no serán.

Deja un comentario